La dimisión de Rita Maestre

Digámoslo claro. Existe un derecho más sagrado que todos los derechos juntos. No voy a buscar la autoridad de esta propuesta en ningún loco revolucionario, la sostengo desde los textos de quien algunos presumen que es el maestro mentor del pensamiento liberal: John Locke. Por encima de todo derecho está, él mismo lo dice, el sagrado DERECHO A LA REBELIÓN. Por eso no es lo mismo estar imputado por robar, defraudar, corromper, es decir por lo que hacen o han hecho muchos de los acusadores de la joven Rita Maestre, que por acometer el supremo derecho de rebelarse.

Por eso el mismo texto constitucional recoge como derechos fundamentales todos esos actos que entrañan el ejercicio de ese acto supremo de rebelión: Manifestaciones, asambleas, protestas, constituyen así el eje central de todo sistema jurídico democrático, por encima de toda ley, y sobre todo cuando aparecen intentos de cercenarlo, reducirlo, reconvertirlo y aguarlo.

Rita_MaestreMe permito una pregunta a esos chacales que se han lanzado contra esta joven por su inicuo delito de protestar, de ser y querer ser libre. Me dirijo a los nuevos fariseos, ¿Entienden acaso que todos esos políticos opositores al presidente Maduro en Venezuela quedan ya descalificados para hacer política? Todos ellos están procesados y, algunos, condenados. Esas condenas, acusaciones y procesamientos dictados por un estado reconocido por Naciones Unidas, ¿Les inhabilitan definitivamente para hacer política? En esa querida y amada China a la que tanto agradecemos las inversiones, los disidentes condenados y acusados por la policia ¿Deben ya abstenerse de hace política? Pero es en los mismísimos Estados Unidos de América, Martin Luther King fue procesado y condenado reiteradas veces por protestar y manifestarse. ¿Quedó, por ello inhabilitado para la política?

Veo que los caballeros del viejo Ku-Klux-Klan anidan en el mismo consistorio.